Información

Fotografía de Lucy Burns


La líder del sufragio Lucy Burns (1879-1966) fue encarcelada en el Occoquan Workhouse en Virginia, probablemente en noviembre de 1917, después de que ella y otras personas fueran arrestadas por hacer piquetes en la Casa Blanca en apoyo de una enmienda federal que otorgaba a las mujeres el derecho al voto.


Cita preferida

Los investigadores que deseen citar o hacer referencia a características de presentación especiales y archivos PDF incluidos en este sitio digital deben citar el título de la característica y la siguiente información de la colección digital: Mujeres de protesta: fotografías de los registros del Partido Nacional de la Mujer, División de Manuscritos, Biblioteca of Congress, Washington, DC Incluya la URL de la página web que se cita y la fecha de acceso. Las citas de las fotografías individuales de la colección deben incluir el título y la fecha de la fotografía, Registros del Partido Nacional de la Mujer, División de Manuscritos, Biblioteca del Congreso, Washington, D.C. Consulte los registros bibliográficos de las fotografías individuales para obtener más detalles.


Análisis y Conclusión

Una de las fortalezas de Lucy Burns es definitivamente su formación académica. Toda la educación que recibió, así como los viajes que pudo hacer como parte de esa educación, la ayudaron a aprender sobre el activismo y le dieron la pasión por participar en el activismo social. Los años que pasó en Inglaterra luchando por el derecho al voto sin duda impulsaron la forma en que dirigió el Partido Nacional de Mujeres en los Estados Unidos, ya que el movimiento por el sufragio se veía bastante diferente antes de que ella llegara a la escena. El momento de su participación en el movimiento también fue fundamental, ya que el movimiento por el sufragio había disminuido después del final de la Guerra Civil y la polarizadora 15ª Enmienda, ya que muchas mujeres estaban desanimadas por la falta de progreso que habían logrado.

En general, Lucy Burns jugó un papel importante en el sufragio que no es ampliamente conocido. Era una mujer de mente fuerte que continuamente tomaba medidas para avanzar en el camino hacia la votación. Estas acciones a menudo la llevaron a situaciones de peligro, como sus muchos viajes a la cárcel, pero incluso el hecho de que la encarcelaran no le impidió protestar. Definitivamente fue una mujer adelantada a su tiempo en términos de educación e ideales. Los privilegios que tenemos hoy como mujeres podrían no haber sido posibles sin el arduo trabajo de sufrigistas como Lucy Burns.


Piquetes, protestas y cárcel

Burns y Paul luego comenzaron a trabajar para formar un Partido Nacional de Mujeres (NWP), con una convención de fundación en junio de 1916, con el objetivo principal de aprobar una enmienda de sufragio federal. Burns aplicó sus habilidades como organizadora y publicista y fue clave para el trabajo del NWP.

El Partido Nacional de la Mujer inició una campaña de piquetes frente a la Casa Blanca. Muchos, incluido Burns, se opusieron a la entrada de Estados Unidos en la Primera Guerra Mundial y no dejarían de hacer piquetes en nombre del patriotismo y la unidad nacional. La policía arrestó a los manifestantes, una y otra vez, y Burns fue uno de los enviados a Occoquan Workhouse por protestar.

En la cárcel, Burns siguió organizándose, imitando las huelgas de hambre de los trabajadores del sufragio británico con las que se vivió Burns. También trabajó para organizar a los presos para que se declararan presos políticos y exigieran derechos como tales.

Burns fue arrestada por protestar más después de ser liberada de la cárcel, y estaba en Occoquan Workhouse durante la infame "Noche del Terror" cuando las prisioneras fueron sometidas a un trato brutal y se negaron a recibir ayuda médica. Después de que los prisioneros respondieran con una huelga de hambre, los funcionarios de la prisión comenzaron a alimentar a la fuerza a las mujeres, incluida Lucy Burns, que fue sujetada por cinco guardias y le introdujeron un tubo de alimentación por la nariz.


Cita preferida

Los investigadores que deseen citar o hacer referencia a características de presentación especiales y archivos PDF incluidos en este sitio digital deben citar el título de la característica y la siguiente información de la colección digital: Mujeres de protesta: fotografías de los registros del Partido Nacional de la Mujer, División de Manuscritos, Biblioteca of Congress, Washington, DC Incluya la URL de la página web que se cita y la fecha de acceso. Las citas de las fotografías individuales de la colección deben incluir el título y la fecha de la fotografía, Registros del Partido Nacional de la Mujer, División de Manuscritos, Biblioteca del Congreso, Washington, D.C. Consulte los registros bibliográficos de las fotografías individuales para obtener más detalles.


Burns nació en Nueva York en una familia católica irlandesa. [3] Inez Haynes Irwin, miembro del Partido Nacional de la Mujer, la describió como "una mujer de doble capacidad. Habla y escribe con la misma elocuencia y elegancia. [.] Mental y emocionalmente, es rápida y cálida. [.] Ella tiene una intelectualidad de alto nivel, pero sobrepasa con un irlandés ganador que complementa esa intelectualidad con gracia y encanto, una movilidad social de extrema sensibilidad y rapidez ". [4] Era una estudiante talentosa y asistió por primera vez al Packer Collegiate Institute, o lo que originalmente se conocía como Brooklyn Female Academy, para la segunda escuela preparatoria en 1890. [5] Packer Collegiate Institute se enorgullecía de "enseñar a las niñas a ser mujeres", y enfatizaron la educación religiosa mientras defendían ideales más liberales como educar "la mente en los hábitos de pensar con claridad y fuerza". [5] Burns también conoció a uno de sus modelos a seguir de toda la vida, Laura Wylie, mientras asistía al Packer Collegiate Institute. Wylie fue una de las primeras mujeres en ir a la Escuela de Graduados de la Universidad de Yale. [5] Burns también asistió a la Universidad de Columbia, Vassar College y la Universidad de Yale antes de convertirse en profesor de inglés. [6]

Burns enseñó en Erasmus High School en Brooklyn durante dos años. Si bien Burns disfrutaba del campo educativo, generalmente encontraba la experiencia frustrante y quería continuar sus propios estudios. [7] En 1906, a los veintisiete años, se trasladó a Alemania para reanudar sus estudios de idiomas. [8] En Alemania, Burns estudió en las Universidades de Bonn y Berlín de 1906 a 1909. [3] Burns más tarde se mudó al Reino Unido, donde se matriculó en la Universidad de Oxford para estudiar inglés. [7] Burns tuvo la suerte de tener una formación educativa muy amplia porque su padre, Edwards Burns, la apoyó y financió su educación internacional. [7]

Las primeras experiencias importantes de Burns con el activismo fueron con los Pankhurst en el Reino Unido de 1909 a 1912. [9] Mientras asistía a la escuela de posgrado en Alemania, Lucy Burns viajó a Inglaterra donde conoció a Emmeline Pankhurst y sus hijas Christabel y Sylvia. [10] Estaba tan inspirada por su activismo y carisma que abandonó sus estudios de posgrado para quedarse con ellos y trabajar en Women's Social and Political Union, una organización dedicada a luchar por los derechos de las mujeres en el Reino Unido. [11] Ella comenzó a vender su boletín. Votos para las mujeres, y se unió a una protesta el 29 de junio de 1909 y fue arrestado. [12] Burns fue empleada más tarde por la Women's Social and Political Union como organizadora asalariada de 1910 a 1912. [9] Mientras trabajaba con los Pankhurst en el Reino Unido, Lucy Burns se volvió cada vez más apasionada por el activismo y participó en numerosas campañas con el WSPU. Asombró a una joven Grace Roe, por venir de Estados Unidos para apoyar el movimiento, [13] incluso diciendo que había venido a Londres para ser arrestada y que "era un honor muy grave". [12] Una de sus primeras contribuciones importantes fue la organización de un desfile en Edimburgo como parte de la campaña en Escocia en 1909. [9] Fue la organizadora de la WSPU Edimburgo durante dos años. [12]

Burns fue un partidario activo de la campaña para boicotear el censo de 1911, invitó a sufragistas de residentes y no residentes de Edimburgo a una gran reunión en el Vegetaria Cafe de la ciudad la noche del censo, para que no pudieran registrarse oficialmente. [14] [15]

Burns estaba con Jennie Baines, Mary Leigh, Alice Paul, Emily Davison y Mabel Capper tratando de detener una reunión de Limehouse sobre el presupuesto de Lloyd George. En una pelea con un oficial de policía de alto rango, el magistrado describió a Burns como "un ejemplo extremadamente malo" y recibió una sentencia más severa. [12] Si bien Burns no es una oradora muy conocida del movimiento por los derechos de la mujer, pronunció una variedad de discursos en los mercados y en las esquinas de las calles mientras estuvo en Europa. [9] Su activismo resultó en numerosas apariciones en la corte e informes de "conducta desordenada" en los periódicos. [9] En agosto de 1909, se escondió con Adela Pankhurst, Alice Paul y Margaret Smith [12] en el techo del St Andrew's Hall en Glasgow, planeaba romper el techo e interrumpir un discurso político del conde de Crewe al frente. de una audiencia exclusivamente masculina. [16] Burns estaba nuevamente con Alice Paul y Edith New y otras sufragistas en Dundee tratando de ingresar a una reunión política de Herbert Samuel, MP, Canciller del Ducado de Lancaster, incapaz de obtener acceso Burns luego rompió las ventanas de la estación de policía y obtuvo un diez sentencia de un día, donde ella y otros hicieron huelga de hambre, dañaron las celdas y se negaron a hacer trabajo en la prisión. [12] Burns y Paul estuvieron involucrados en un truco en el London Lord Mayor's Ball, mezclándose con los invitados y luego acercándose a Winston Churchill con una pancarta oculta que gritaba "¿Cómo puedes cenar aquí mientras las mujeres se mueren de hambre en la cárcel?" Una vez más, esto resultó en prisión, hambruna y alimentación forzada. [12]

Burns había recibido una Medalla de Huelga de Hambre "al Valor" de la WSPU.

Mientras trabajaba con la WSPU, Lucy Burns conoció a Alice Paul en una estación de policía de Londres. [1] Ambas mujeres habían sido arrestadas por manifestarse, y Alice Paul se presentó cuando notó que Lucy Burns llevaba un prendedor con la bandera estadounidense en la solapa. [17] Las mujeres discutieron sus experiencias de sufragio en el Reino Unido y el movimiento de mujeres estadounidenses. [18] Burns y Paul se unieron por su frustración con la inactividad y el liderazgo ineficaz del movimiento de sufragio estadounidense por Anna Howard Shaw. [1] Sus pasiones similares y su valentía frente a la oposición los hicieron rápidamente convertirse en buenos amigos. [18] Ambas mujeres eran apasionadas por el activismo, y la lucha feminista por la igualdad en el Reino Unido inspiró a Burns y Paul a continuar la lucha en los Estados Unidos en 1912. [1]

La historiadora del sufragio Eleanor Clift compara la asociación de Paul y Burns con la de Susan B. Anthony y Elizabeth Cady Stanton. [19] Ella señala que "eran opuestos en apariencia y temperamento. [Mientras que Paul parecía frágil, Burns era alto y curvilíneo, la imagen de una salud vigorosa. A diferencia de Paul, quien era intransigente y difícil de tratar, Burns era dócil y dispuesto a negociar. Paul era el militante Burns, el diplomático ". [20] A pesar de sus marcadas diferencias, Paul y Burns trabajaron juntos con tanta eficacia que los seguidores a menudo los describían como teniendo "una sola mente y espíritu". [21] Sin embargo, Paul describió a Burns como "siempre más valiente que yo, unas mil veces más valiente por naturaleza". [12]

Al regresar a los Estados Unidos, Paul y Burns se unieron a la Asociación Nacional del Sufragio de las Mujeres Estadounidenses (NAWSA) como líderes de su Comité del Congreso. [22] Ambas mujeres sintieron que era fundamental responsabilizar al partido político en el poder por una enmienda del sufragio federal. [22] Al responsabilizar a todo un partido, Paul y Burns creían que los congresistas se verían obligados a actuar o se arriesgarían a perder sus escaños. [22] Esta táctica militante fue presentada por Paul y Burns en la convención de NAWSA de 1912 en Filadelfia a Anna Howard Shaw y otros líderes de NAWSA. [22] Los líderes de NAWSA rechazaron su propuesta porque sintieron que cualquier acción contra el Partido Demócrata, que acababa de ganar las elecciones presidenciales, era prematura en ese momento. [22] No dispuestos a dar marcha atrás sin luchar, Burns y Paul solicitaron la ayuda de Jane Addams, una líder de NAWSA muy respetada y menos ortodoxa, para solicitar su causa a sus compañeros líderes de NAWSA. [22] Mientras que las mujeres se vieron obligadas a bajar el tono de su propuesta, los líderes de la NAWSA autorizaron un desfile por el sufragio, que Burns, Paul y otros activistas organizaron como la Procesión del Sufragio Femenino de 1913, que tuvo lugar el día antes de la primera toma de posesión de Woodrow Wilson. [22] La única estipulación de NAWSA era que el Comité del Congreso de Paul y Burns no recibiría más fondos de NAWSA. [23] Si bien Burns y Paul estuvieron de acuerdo con esta estipulación, este evento marcó el comienzo de su división con NAWSA. [23]

Debido a las discusiones sobre tácticas y financiamiento, Burns y Paul sintieron que sería mejor si se sumaran al Comité del Congreso de NAWSA y formaran un grupo todavía asociado con NAWSA, pero uno con su propio cuerpo de gobierno. Este nuevo comité se llamó Unión del Congreso de la Asociación Nacional del Sufragio de las Mujeres Estadounidenses. [24] Burns fue elegido por unanimidad como miembro ejecutivo de la Unión del Congreso de la Asociación Nacional del Sufragio de las Mujeres Estadounidenses. [25] En abril de 1913, NAWSA decidió que querían distanciarse del grupo más radical y ya no permitían que su nombre se usara en el título, por lo que la Unión del Congreso de la Asociación Nacional del Sufragio de las Mujeres Estadounidenses pasó a llamarse simplemente Unión del Congreso. [24] A pesar de esto, Burns y Paul todavía querían que la Unión del Congreso se asociara con NAWSA, por lo que solicitaron que se considerara un auxiliar de NAWSA. [26] A la Unión del Congreso se le otorgó membresía auxiliar, pero la relación permaneció débil. [27]

Además de las crecientes tensiones entre la Unión del Congreso y la NAWSA, Burns hizo una propuesta radical una vez más en la convención de la NAWSA de 1913 en Washington, DC Debido a que los demócratas controlaban la Casa Blanca y ambas cámaras del Congreso en ese momento, Burns quería darles un ultimátum. Apoye nuestro proyecto de ley por el sufragio o nos aseguraremos de que no sea reelegido. [28] Burns declaró que "la inacción establece un historial tan claro como una política de abierta hostilidad". [28] Ya no iba a soportar la apatía del Partido Demócrata. Burns estaba particularmente enfurecido con el presidente Wilson porque les había dicho que apoyaría al Comité de Sufragio, pero nunca mencionó su promesa en su discurso ante el Congreso. [28] Cuando una delegación de mujeres de NAWSA intentó reunirse con él para abordar este incidente y registrar su protesta, Wilson afirmó estar enferma. [29] Unos días más tarde, Wilson renunció a su voto de apoyar el sufragio y dijo que no impondría sus puntos de vista privados en el Congreso. [29]

NAWSA sintió que ya no podían tolerar las tácticas radicales empleadas y defendidas por la Unión del Congreso, y querían romper oficialmente sus vínculos. [27] Paul y Burns no querían iniciar una organización completamente separada que pudiera potencialmente rivalizar con NAWSA y obstaculizar el progreso del movimiento, por lo que intentaron en numerosas ocasiones iniciar negociaciones con los líderes de NAWSA. [30] A pesar de sus esfuerzos, la Unión del Congreso se separó oficialmente de NAWSA el 12 de febrero de 1914. [30]

Muchos predijeron que esta división causaría un daño irreparable a la campaña de las mujeres por el sufragio. Los cínicos no desanimaron a Paul y Burns, y comenzaron a planificar su campaña contra los demócratas en el verano de 1914. [30] Además de enfrentarse al Partido Demócrata, Burns y Paul tuvo que dirigirse a miembros descontentos dentro de su propia organización. Algunas mujeres se quejaban de que la Unión del Congreso era elitista, autoritaria y antidemocrática. [31] Paul creía que la autoridad centralizada era fundamental para lograr sus objetivos y operar de manera efectiva, por lo que no hicieron ningún cambio drástico para apaciguar a sus miembros, solicitaron sugerencias y declararon "Estaríamos muy agradecidos por cualquier plan constructivo que pueda presentarnos . " [31]

Mientras trataba de abordar ataques tanto internos como externos, la Unión del Congreso trabajó para mantener a flote la enmienda Anthony en 1914. [32] La enmienda Anthony, o Resolución Mondell, fue una enmienda federal para el sufragio femenino y lo que finalmente se convertiría en la decimonovena enmienda. [33] Desde su separación de NAWSA, Ruth Hanna McCormick se había convertido en la presidenta del Comité del Congreso de NAWSA. [34] Sin consultar a la Junta de NAWSA, ella había respaldado la enmienda alternativa Shafroth-Palmer en su nombre. [34] Esto representó una gran amenaza para el trabajo de Burns y Paul porque la enmienda Shafroth, si se aprueba, convertiría el sufragio en un problema exclusivo de los derechos de los estados. [34] Mientras Burns, Paul y otras mujeres de la Unión del Congreso y NAWSA se reunieron para abordar este tema, NAWSA finalmente se mantuvo en apoyo de la enmienda Shafroth, y la Unión del Congreso continuó su campaña por el sufragio federal. [35]

Burns fue la primera mujer en hablar ante los delegados del Congreso en 1914, cuando la enmienda Anthony finalmente salió del comité y entró en la Cámara. [36] Si bien su discurso estaba destinado principalmente a preparar el escenario para Alice Paul, también describió los logros de la Unión del Congreso. [36] El hecho de que ella fuera la primera en hablar en un momento tan crítico para el sufragio federal muestra no solo su valentía frente a la oposición, sino también lo bien que la respetaron sus compañeros líderes y sufragistas. Los discursos de Burns y Paul fueron increíblemente importantes en ese momento en el movimiento porque mostraron a los políticos que las mujeres se unirían como un bloque de votantes. [37]

Después de esto, la Unión del Congreso envió dos organizadores a cada uno de los nueve estados donde las mujeres tenían derecho al voto. [38] Burns fue a San Francisco, California con la sufragista Rose Winslow. [39] Organizar a las mujeres en estos estados no fue una tarea fácil, y se descubrió que recaudar los fondos adecuados era particularmente problemático, se cita a Burns diciendo: "Si las mujeres aquí, sin embargo, solo me dieran el dinero que están dispuestas a gastar en almuerzos y cenas me llevaré admirablemente ". [40] Burns difundió el mensaje sobre el sufragio en los teatros, en las calles, yendo de puerta en puerta y haciendo circular caricaturas y folletos. [41] En la época de las elecciones de 1914, el Partido Demócrata se había convertido en un crítico muy vocal de la Unión del Congreso y, en última instancia, la Unión del Congreso se atribuyó la responsabilidad de cinco derrotas demócratas. [42]

En 1915, la Unión del Congreso decidió dedicar sus esfuerzos a organizarse en todos los estados que aún no tenían una rama. [43] El objetivo de este plan era continuar con lo que había comenzado su campaña estado por estado de 1914 y hacer del sufragio un problema nacional con demanda en todos los estados. [43] En 1915, Burns también se convirtió en el editor del periódico de la Unión del Congreso. El sufragista. [44] Durante este período de tiempo, NAWSA estaba experimentando muchos conflictos internos. Después de su convención en 1915, Anna Howard Shaw renunció a la presidencia, y muchos creían que este sería un momento para una posible reconciliación entre la Unión del Congreso y NAWSA. [45]

Burns y Paul se reunieron con funcionarios de NAWSA y otras mujeres del Sindicato del Congreso en el Hotel Willard en Washington, DC el 17 de diciembre de 1915. [46] NAWSA quería que el Sindicato del Congreso se afiliara, pero tenían numerosas demandas: el Sindicato del Congreso era para poner fin a su campaña antidemocrática y nunca emprender campañas políticas en el futuro. [47] Estas demandas se consideraron completamente irrazonables, y la reunión terminó sin ninguna reconciliación o posibilidad de intentos futuros. [47]

Después de toda la confusión de los últimos años, Alice Paul anunció un nuevo plan radical para 1916: quería organizar un partido político de mujeres. [48] ​​Burns apoyó firmemente este plan y el 5, 6 y 7 de junio de 1916 en el Blackstone Theatre de Chicago, los delegados y las votantes se reunieron para organizar el Partido Nacional de la Mujer (NWP). [49] Burns y Paul estaban comprometidos con la acción directa en la lucha por los derechos de las mujeres y, en particular, su derecho al voto. Se opusieron a sufragistas más conservadores que defendían tácticas menos militantes. [27] Los líderes de NAWSA pensaban que las tácticas del Partido Nacional de la Mujer eran inútiles y alienarían a los demócratas que simpatizaban con el sufragio. [50] La membresía en el NWP se limitaba sólo a las mujeres con derecho a voto, y su único objetivo era promover una enmienda federal para el sufragio femenino. [51]

Burns jugó un papel importante en el Partido Nacional de la Mujer. Trabajó en prácticamente todos los aspectos de la organización en un momento u otro. [52] Específicamente, fue organizadora en jefe, jefa de lobby, editora de periódicos, educadora del sufragio, maestra, oradora, arquitecta de la campaña de pancartas, fuerza de movilización y símbolo del NWP. [52] En las 'escuelas de sufragio' de Burns, enseñó a las mujeres cómo realizar campañas de automóviles, cabildear y trabajar con la prensa, [53] que continuaron durante la guerra. [12] Ella era experta en trabajar con los medios de comunicación y proporcionó boletines de noticias frecuentes a doscientos corresponsales de noticias. [54]

El Partido Nacional de la Mujer llevó a docenas de mujeres a hacer piquetes en la Casa Blanca en Washington, DC como Centinelas Silenciosas a partir de enero de 1917. [55] Una organización bipartidista, dirigió sus ataques a la oficina del Presidente de los Estados Unidos, en este caso, Woodrow Wilson. [56] Burns también se opuso a la Primera Guerra Mundial, viéndola como una guerra dirigida por hombres poderosos que resultó en hombres jóvenes que fueron reclutados y dieron sus vidas con poco libre albedrío. [57] A lo largo de su carrera con el Partido Nacional de la Mujer, se sabía que Burns tenía un amargo sentido de la injusticia y se enojaba por las acciones del presidente o de los estadounidenses apáticos. [21]

Burns fue arrestado en 1917 mientras realizaba un piquete en la Casa Blanca y fue enviado a Occoquan Workhouse. [58] En la cárcel, Burns se unió a Alice Paul y muchas otras mujeres en huelga de hambre para demostrar su compromiso con su causa, afirmando que eran prisioneras políticas. [59] [60] Burns estaba preparada para las huelgas de hambre ya que ella había participado previamente en esto y había sido alimentada a la fuerza en prisión en Gran Bretaña con la WSPU. [9] [12] Ser encarcelado no detuvo el activismo de Burns. Desde dentro del asilo organizó protestas con otros presos. [59]

Burns también ayudó a organizar y difundir uno de los primeros documentos que definieron el estado de los presos políticos. [59] Este documento describía los derechos de los presos políticos y enumeraba sus demandas de abogado, visitas familiares, material de lectura y escritura, y comida fuera de la prisión. [59] Se hizo circular a través de agujeros en las paredes hasta que todos los presos por sufragio lo firmaron. [61] Una vez que los funcionarios de la prisión se dieron cuenta de lo que estaba haciendo Burns, la trasladaron a una cárcel de distrito y la pusieron en confinamiento solitario. [59]

Después de que Burns fue liberada, fue rápidamente arrestada nuevamente por protestas continuas, piquetes y marchas en la Casa Blanca. [62] Tras su tercer arresto en 1917, el juez se propuso hacer un ejemplo de Burns, y se le impuso la pena máxima. [59] Una vez más prisionera en Occoquan Workhouse, Lucy Burns soportó lo que se recuerda como la "Noche del Terror". [62] Las mujeres fueron tratadas brutalmente y se les negó atención médica. [63] Para unir a las mujeres, Burns intentó pasar lista y se negó a detenerse a pesar de las numerosas amenazas de los guardias. [63] Cuando se dieron cuenta de que el espíritu de Lucy Burns no se rompería fácilmente, le esposaron las manos por encima de la cabeza a la puerta de su celda y la dejaron así durante toda la noche. [63] Burns era tan querida y respetada por sus compañeras sufragistas que las mujeres en la celda frente a ella levantaron las manos por encima de la cabeza y se quedaron en la misma posición. [63] A pesar de su coraje y sus extraordinarias habilidades de liderazgo, la carga de trabajar con tanta diligencia molestó a Burns en ocasiones; una vez le dijo a Alice Paul: "Estoy tan nerviosa que no puedo comer ni dormir. Soy tan cobarde que debería ser un pueblo". costurera, en lugar de la organizadora de una fiesta de mujeres ". [44]

Después de soportar la tortura de la "Noche del Terror", las mujeres se negaron a comer durante tres días. [63] Los guardias intentaron tentar a las mujeres con pollo frito, pero esto solo fue visto como un insulto que Burns les dijo a las otras mujeres "Creo que este festín desenfrenado que acaba de pasar por nuestras puertas es el último esfuerzo de la institución para desalojar a todos nosotros que podemos ser desalojados. Creen que no hay nada en nuestras almas más que el pollo frito ". [64]

Al darse cuenta de que era necesario hacer algo urgente o podría tener prisioneros muertos en sus manos, el alcaide trasladó a Burns a otra cárcel y les dijo a las mujeres restantes que la huelga había terminado. [64] También ordenó que Burns fuera alimentado a la fuerza. La historiadora Eleanor Clift relata que la alimentación forzada de Lucy Burns requirió "cinco personas para sujetarla, y cuando ella se negó a abrir la boca, le metieron el tubo de alimentación por la fosa nasal". Este tratamiento fue extremadamente doloroso y peligroso, lo que provocó que Burns tuviera hemorragias nasales graves. [64] De los sufragistas más conocidos de la época, Burns pasó la mayor parte del tiempo en la cárcel. [11]

El presidente del Comité de sufragio de la Cámara había dicho a Burns y a otras sufragistas que la Cámara no aprobaría una enmienda por sufragio antes de 1920. [65] Para su sorpresa, se anunció a finales de 1917 que la Cámara tomaría una decisión en enero. 10, 1918. [66] La enmienda fue aprobada en la Cámara por 274 votos contra 136, y las mujeres del NWP, incluida Burns, comenzaron a trabajar en los 11 votos adicionales que necesitarían para que la enmienda se aprobara en el Senado. [67] Desafortunadamente, el 27 de junio de 1918, el Senado falló por poco en aprobar la enmienda. [67]

Burns y Paul estaban completamente enfurecidos, pero después de acercarse tanto, no había posibilidad de que se dieran por vencidos ahora. Reanudaron sus protestas en la Casa Blanca el 6 de agosto de 1918. [68] Una vez más, las mujeres fueron encarceladas, expuestas a horrendas condiciones y liberadas poco después. [69] Su enfoque se trasladó entonces a ayudar a los candidatos pro-sufragio a ser elegidos en noviembre. [70] Por primera vez, el NWP no le dio lealtad a un partido sobre otro; apoyaron a cualquiera que estuviera dispuesto a apoyar el sufragio, y esto les costó a los demócratas su mayoría en el Congreso. [70]

A medida que aumentaban las tensiones entre las sufragistas y el presidente Wilson, se dio cuenta de que había que hacer algo rápidamente para poner fin a las protestas y enfrentamientos muy publicitados entre la policía y las sufragistas. [71] Solicitó que el Congreso se convocara para una sesión especial en mayo de 1919. [71] El 21 de mayo, la Cámara de Representantes aprobó la enmienda 304 a 89 de Susan B. Anthony, y el 4 de junio, el Senado la aprobó 66 a 30. [72] Sorprendentemente, las sufragistas estaban muy sumisas ante el anuncio de esta victoria. [73] La batalla de las sufragistas aún no había terminado, todavía tenían que asegurarse de que la mayoría de los estados ratificaran la enmienda. Finalmente, el 18 de agosto de 1920, Tennessee se convirtió en el trigésimo sexto estado en ratificar la enmienda Anthony, y la búsqueda de Burns por el sufragio federal finalmente terminó. [74]

En este punto, Burns estaba completamente exhausto y citado diciendo: "No quiero hacer nada más. Creo que hemos hecho todo esto por las mujeres, y hemos sacrificado todo lo que poseemos por ellas, y ahora las dejamos luchar por ello ahora". . No voy a pelear más ". [75] Todo el tiempo que pasó en la cárcel y sus experiencias como sufragista la habían dejado amargada hacia las mujeres casadas y otras personas que no tomaron medidas durante el movimiento del sufragio. [76] Después de que las mujeres de los Estados Unidos obtuvieron el derecho al voto, Burns se retiró de la vida política y se dedicó a la Iglesia Católica ya su sobrina huérfana. [57] [77] Murió el 22 de diciembre de 1966 en Brooklyn, Nueva York. [78]

Burns fue nombrada póstumamente homenajeada por la National Women's History Alliance en 2020. [79]

Ángeles de mandíbulas de hierro Editar

En 2004, HBO Films emitió Ángeles de mandíbulas de hierro, que narra el movimiento por el derecho al voto de Lucy Burns, Alice Paul y otras sufragistas. Burns fue interpretado por la actriz australiana Frances O'Connor. [80]

Lucy Burns Institute Modificar

El Instituto Lucy Burns, una organización educativa sin fines de lucro ubicada en Madison, Wisconsin, lleva el nombre de Burns. [81]

Museo Lucy Burns Editar

El Museo Lucy Burns * [1] se abrirá al público el 25 de enero de 2020, con una gala de apertura el 9 de mayo de 2020, en Lorton, Virginia, en el antiguo emplazamiento del Occoquan Workhouse, también llamado Reformatorio de Lorton, donde tuvo lugar la "Noche del Terror". Las exhibiciones conmemoran el activismo y los sacrificios de las sufragistas, también llamadas Centinelas Silenciosas. [82] [83] [84]


Ya era hora: el FBI en la prisión de Lorton

Un artículo en The Society for History en el boletín del gobierno federal, The Federalist, por la escritora, educadora y activista Karin McKie.

& # 8220 The Wall, The Hill, The Hole y The Quack eran apodos para las zonas de encarcelamiento en el Centro Correccional de DC en Lorton, un microcosmos ahora reutilizado de la historia social, política y carcelaria estadounidense del siglo XX. & # 8221

¡Haga clic a continuación para leer el artículo!


Lucy Burns

Lucy Burns fue una activista que hizo campaña a favor de una enmienda constitucional que otorgara a las mujeres el derecho al voto.

Nació en Brooklyn, Nueva York, y fue una de ocho hijos. En 1902 obtuvo una licenciatura de Vassar College en Poughkeepsie, Nueva York, y continuó sus estudios con estancias en Yale y Columbia antes de ocupar un puesto como profesora de inglés en Erasmus Hall High School. Después de dos años, se fue a Europa para estudiar en la Universidad de Berlín y luego se matriculó durante un verano en la Universidad de Oxford en Inglaterra.

Fue en Oxford donde Burns se encontró con la Unión Social y Política de Mujeres dirigida por Emmeline Pankhurst, que luchaba por el sufragio femenino utilizando tácticas militantes. Se unió al movimiento del sufragio británico, aprendiendo sus tácticas. Mientras estaba allí, conoció a su compañera sufragista estadounidense Alice Paul. En 1912, Burns regresó a los Estados Unidos y se unió a Alice Paul para formar la Unión del Congreso de la Asociación Nacional del Sufragio de la Mujer Estadounidense, que más tarde se convirtió en el Partido Nacional de la Mujer.

Su organización era más agresiva que otras organizaciones de sufragio en los Estados Unidos. Organizaron el Desfile del Sufragio Femenino de 1913 en Pennsylvania Avenue en Washington, DC, que se llevó a cabo el día antes de la inauguración de Woodrow Wilson para llamar la atención sobre su causa. Burns y Paul presionaron al Congreso y encabezaron algunos de los primeros piquetes frente a la Casa Blanca. Fueron arrestadas por hacer piquetes, de hecho, Burns fue la mujer sufragista más encarcelada. Mientras estaban en prisión en Occoquan, Virginia, Burns y otros hicieron una huelga de hambre y los funcionarios de la prisión los alimentaron a la fuerza. Después de su liberación, Burns organizó el "Prison Special", una gira nacional de discursos de sufragistas que habían sido encarcelados.

Cuando se ratificó la 19ª Enmienda que otorgaba a las mujeres el derecho al voto, Burns estaba exhausto tras años de acción vigorosa. Se retiró a Brooklyn, donde ayudó a criar a una sobrina huérfana y participó activamente en la Iglesia Católica. Murió allí en 1966.

Descripción

Creador

Fecha de nacimiento

Fecha de la muerte

Cobertura

Fuente

Historias del National Mall fue desarrollado por el Centro Roy Rosenzweig de Historia y Nuevos Medios de la Universidad George Mason con generosos fondos del National Endowment of the Humanities. Contenido con licencia CC-BY.


Foto, impresión, dibujo Lucy Burns, mitad retrato, sentada.

Para obtener orientación sobre la compilación de citas completas, consulte Citando fuentes primarias.

  • Asesoramiento sobre derechos: No known restrictions on publication.
  • Reproduction Number: LC-USZ62-37941 (b&w film copy neg.)
  • Call Number: BIOG FILE [item] [P&P]
  • Access Advisory: ---

Obtaining Copies

If an image is displaying, you can download it yourself. (Some images display only as thumbnails outside the Library of Congress because of rights considerations, but you have access to larger size images on site.)

Alternatively, you can purchase copies of various types through Library of Congress Duplication Services.

  1. If a digital image is displaying: The qualities of the digital image partially depend on whether it was made from the original or an intermediate such as a copy negative or transparency. If the Reproduction Number field above includes a reproduction number that starts with LC-DIG. then there is a digital image that was made directly from the original and is of sufficient resolution for most publication purposes.
  2. If there is information listed in the Reproduction Number field above: You can use the reproduction number to purchase a copy from Duplication Services. It will be made from the source listed in the parentheses after the number.

If only black-and-white ("b&w") sources are listed and you desire a copy showing color or tint (assuming the original has any), you can generally purchase a quality copy of the original in color by citing the Call Number listed above and including the catalog record ("About This Item") with your request.

Price lists, contact information, and order forms are available on the Duplication Services Web site.

Access to Originals

Please use the following steps to determine whether you need to fill out a call slip in the Prints and Photographs Reading Room to view the original item(s). In some cases, a surrogate (substitute image) is available, often in the form of a digital image, a copy print, or microfilm.

Is the item digitized? (A thumbnail (small) image will be visible on the left.)

  • Yes, the item is digitized. Please use the digital image in preference to requesting the original. All images can be viewed at a large size when you are in any reading room at the Library of Congress. In some cases, only thumbnail (small) images are available when you are outside the Library of Congress because the item is rights restricted or has not been evaluated for rights restrictions.
    As a preservation measure, we generally do not serve an original item when a digital image is available. If you have a compelling reason to see the original, consult with a reference librarian. (Sometimes, the original is simply too fragile to serve. For example, glass and film photographic negatives are particularly subject to damage. They are also easier to see online where they are presented as positive images.)
  • No, the item is not digitized. Please go to #2.

Do the Access Advisory or Call Number fields above indicate that a non-digital surrogate exists, such as microfilm or copy prints?

  • Yes, another surrogate exists. Reference staff can direct you to this surrogate.
  • No, another surrogate does not exist. Please go to #3.

To contact Reference staff in the Prints and Photographs Reading Room, please use our Ask A Librarian service or call the reading room between 8:30 and 5:00 at 202-707-6394, and Press 3.


Lucy Burns Photograph - HISTORY

The Lucy Burns Museum: Shedding light on a dark episode in the history of women’s suffrage

August 18, 2020 marked the centennial of the ratification of the 19 th amendment, which granted women in the United States the right to vote. The amendment marked the culmination of decades of peaceful activism by suffragists. Yet few people realize that some women endured violence in their quest for the vote.

In 1917, Lucy Burns and a group of fellow suffragists suffered brutal treatment in prison, endangering their lives and health for the sake of the cause they championed. The newly-opened Lucy Burns Museum in Lorton, VA tells the overlooked story of these women, whose harrowing experience in prison—the so-called “Night of Terror”—helped turn the tide in favor of women’s suffrage.

The night in question occurred at the Occoquan Workhouse in Lorton, which served as a prison until 2001. The entire complex has since been converted into the multi-disciplinary Workhouse Arts Center. The Lucy Burns Museum is the latest addition to the Center, and offers a fascinating glimpse into the shocking treatment that a group of women received as they fought for suffrage.

Lucy Burns’ fight for suffrage

American-born Lucy Burns (1879–1966) became an activist for women’s suffrage while living in the United Kingdom. In 1909, she joined the Women’s Social and Political Union, an organization that agitated for women’s rights in the UK. Under the fiery leadership of Emmeline Pankhurst, the WSPU used attention-grabbing acts of civil disobedience to advocate for its aims. Burns and others were arrested and jailed repeatedly for their disruptive protests. In prison, they engaged in hunger strikes and endured painful force-feeding.

In the UK, Burns met Alice Paul, another American devoted to women’s suffrage. Burns and Paul returned to the United States, where they were frustrated by the more cautious approach of American suffragists. In 1916, the two women co-founded the National Woman’s Party. They vowed to adopt the uncompromising attitude of their colleagues in the UK, but committed themselves to non-violent methods of protest.

In January 1917, Burns and other members of the NWP began picketing the White House continuously. These “Silent Sentinels” displayed banners rebuking President Woodrow Wilson for failing to support their cause. Although Wilson supported women’s suffrage at the state level, he opposed the protestors’ demand for a national amendment.

One terrible night

The Silent Sentinels began to attract controversy when the United States entered World War I in April 1917. They were increasingly criticized as unpatriotic, and angry counter-protestors even ripped apart their banners. In an effort to deter the protestors, police began to arrest them periodically for “obstructing traffic.” At first, the protestors were given brief sentences, but soon they were sent to Occoquan for weeks at a time.

On November 13, 1917, Burns and about 30 other women were arrested in front of the White House. By the following day, many were transported to Occoquan, about 20 miles from Washington, DC, where they endured a night of merciless treatment by prison guards. Burns was shackled to her cell with her arms above her head for the entire night. Other prisoners were beaten and choked. One woman suffered a heart attack and did not receive medical care until the following day.

Conditions in the prison were miserable and unsanitary. The cells were infested with rats, and the women were given food covered in maggots. Some of the women, including Burns, protested their imprisonment with a hunger strike. Burns recalled that her strike ended with a violent force-feeding: a group of people restrained her as a doctor inserted a tube up her nose so roughly that her nose bled.

Although it would take nearly three more years for the 19 th amendment to be ratified, the “Night of Terror” marked a turning point in the long campaign for women’s suffrage. The public was shocked by accounts of the suffragists’ harsh treatment in the press, and became more sympathetic to their cause.

Commemorating a historic moment

In early 1918, President Wilson reversed his previous opinion and expressed support for a new national amendment. After several failed attempts, the amendment finally passed in both the House and the Senate in June 1919. Over one year later, Tennessee became the 36 th state to ratify the amendment, and it became an official part of the U.S. Constitution.

The Lucy Burns Museum devotes half of its space to Burns and the other suffragists who spent time in Occoquan. (The other half of the museum covers the general history of the prison.) Although the original buildings where the women were held are no longer extant, visitors can see replicas of prison doors displaying historic photographs and biographies, and read the prison logs listing the names of the arrested women. A force-feeding diorama brings Burns’ ordeal to life, and informational signs trace the history of women’s suffrage in the United States.

One hundred years after the 19 th amendment became law, the Lucy Burns Museum offers an excellent opportunity to look back at a pivotal moment when women suffered physical harm in their unwavering quest for the vote.

Upcoming events

Want to learn more about women’s suffrage? Join us online for two sessions on this topic in October. On October 1, Jane Hampton Cook, author of Resilience on Parade: Short Stories of Suffragists and Women’s Battle for the Vote will share stories of notable women on the long road to suffrage, including Abigail Adams, Susan B. Anthony, and Lucy Burns. On October 29, Penny Colman, author of Elizabeth Cady Stanton and Susan B. Anthony: A Friendship that Changed the World y The Vote: Women’s Fierce Fight will discuss the history of women’s struggle for suffrage. Both events start at 8 pm Eastern and can be viewed on our Facebook page. If you miss the live version, you can always watch later on our website. We hope to see you there!


Ver el vídeo: Virtual Tour of the Lucy Burns Museum (Diciembre 2021).